viernes, 5 de diciembre de 2014



El “INCES” Instituto Nacional de Capacitación y Educación Socialista, es un organismo autónomo con personalidad jurídica y patrimonio propio cuya Ley sobre el Instituto de Cooperación Educativa (INCE) fue publicada en G.O. Nº 26.043 de fecha 22 de agosto de 1959 reglamentado por Decreto el 11 de Marzo de 1960 bajo la denominación de Instituto Nacional de Cooperación Educativa (INCE).
El Ince nace con el propósito de promover la formación profesional en oficios de la clase trabajadora venezolana, de los jóvenes aprendices en su primer empleo. contribuir a la formación de personal especializado y llevar a cabo programas de adiestramiento dedicados a la juventud desocupada; contribuir a la capacitación agrícola con el objeto de formar agricultores aptos para una eficiente utilización de la tierra; fomentar y desarrollar el aprendizaje de los jóvenes trabajadores y aprendices en su primer empleo; y colaborar en la lucha contra el analfabetismo. Éste propósito se fue consolidando y fundamentando en la medida que el Ince(s) se ha ido desarrollando en el transcurrir de los años.
Ø  El Ince(s) visto desde la perspectiva de los cambios organizacionales:
v  El inces desde la visión tripartita en la que el estado, las organizaciones contratantes o comerciales y las organizaciones de los trabajadores a la eliminación del tripartismo.
El modelo tripartita conque funcionó el Ince en sus cuatro primeras décadas permitía que la orientación de la formación, la planeación y decisiones fueran tomadas en consenso con una visión que comprendía los tres grandes actuantes en una estructura de producción.  Ello, presumía que de esa manera se recogía las necesidades de la nación y se actuaba en función de ellas. En este modelo intervenían como lo expresa el artículo 8  del Reglamento de la Ley sobre el Instituto Nacional de Cooperación Educativa Publicada en Gaceta Oficial Nº 37.809 de fecha 03 de noviembre del 2003 y ya en el artículo 6 del reglamento de la Ley sobre el Instituto Nacional de Cooperación Educativa publicado el 11 de marzo de 1960; esto no tuvo cambios significativos.
Artículo 8.- Integración del Consejo Nacional Administrativo. El Consejo Nacional Administrativo estará integrado por:
1. El Presidente del Comité Ejecutivo del Instituto Nacional de Cooperación Educativa (INCE).
2. El Vicepresidente del Comité Ejecutivo del Instituto Nacional de Cooperación Educativa (INCE).
3. El Secretario General del Comité Ejecutivo del Instituto Nacional de Cooperación Educativa (INCE).
4. Un (1) representante del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes.
5. Un (1) representante del Ministerio del Trabajo.
6. Un (1) representante del Ministerio de la Producción y el Comercio.
7. Un (1) representante del Ministerio de Ciencia y Tecnología.
8. Un (1) representante del Ministerio de Educación Superior.
9. Un (1) representante de las organizaciones de campesinos.
10. Un (1) representante de las organizaciones de empleados.
11. Un (1) representante de las organizaciones de obreros.
12. Un (1) representante de las Cámaras Agrícolas.
13. Un (1) representante de las Cámaras de Comercio.
14. Un (1) representante de las Cámaras de Industriales.
15. Un (1) representante de la Federación Venezolana de Maestros.
El Presidente, el Vicepresidente y el Secretario General del Instituto Nacional de Cooperación Educativa (INCE), serán de la libre elección y remoción del Presidente de la República.   (Tomado de: http://tramitesgubernamentales.com/ve/leyes/inces/reglamento%20del%20inces.pdf )
El modelo tripartito es derogado en la nueva Ley INCES, donde incluso le es cambiado el nombre. El 23 de junio de 2008, fue publicada en la Gaceta Oficial número 38.958, el Decreto con rango y fuerza de Ley del Instituto Nacional de Capacitación Educativa Socialista (INCES). El referido texto normativo derogó expresamente la Ley sobre el Instituto de Cooperación Educativa (INCE) publicada en G.O. Nº 26.043 de fecha 22 de agosto de 1959, así como su reforma parcial publicada en G.O. Nº 29.115 de fecha 8 de enero de 1970. (tomado de: http://www.veneconomia.com/site/files/articulos/artEsp5281_3823.pdf)
Efectivamente en el 2008 el INCE sufre o pasa por una transformación en la que cambia de nombre (INCES: Instituto Nacional de Capacitación y Eduación Socialista) y en su estructura organizativa es eliminada la intervención de dos entes decisorios en la tripartita, es decir, es eliminado el Consejo Nacional Administrativo y ahora, sólo se tiene gerenciando la institución a las personas que designa el presidente de la República Bolivariana de Venezuela.
Este cambio, de hecho, hizo más difícil para los trabajadores las luchas sindicales en cuanto a que ahora había que tratar con alguien designado a dedo y no con un cuerpo tripartito compuesto por representantes de los trabajadores y las organizaciones comerciales.  Sin embargo, las nuevas acciones siempre están emergentes y, ello provocó que la organización sindical se dirigiera a los organismos superiores, tales como los ministerios, la Asamblea Nacional, la vicepresidencia y presidencia de la República Bolivariana de Venezuela y, en última instancia, a las organizaciones internacionales como la OIT, CSI y CSA.
v  El inces como una organización centralizada a descentralizada y posteriormente a centralizada
El Ince nace como instituto centralizado, es decir, que creo una organización que regía, coordinaba las distintas acciones de las sedes y centros creados en los distintos estados del país.  Igualmente, la contratación era reglamentada y aprobada por la Sede Principal del Ince ubicada en la avenida Nueva Granada de Caracas. En el año 12 de marzo de 1992 es promulgado el decreto N° 2130 mediante el cual el Ince de organización centralizada pasa a ser Descentralizada.  El artículo 4 de esta reforma parcial Las sedes de los estados dejan de ser dependencias y se convierten en asociaciones civiles, pero con la coletilla que seguirán recibiendo las directricesc formativas y organizacionales de la Sede ubicada en Caracas.  Luego en el 2003 Elimina la figura de las Asociaciones Civiles que venían prestando servicios como entes regionales o sectoriales del INCE, y en cuya administración participaban las organizaciones de trabajadores y patronos, y las sustituye por las ahora llamadas Gerencias Generales y Gerencias Regionales (artículos 7, 27, 29 y Disposiciones Transitorias Primer y Quinta del nuevo Rgl.INCE) que conforme lo dispone el nuevo Rgl.INCE, serán las encargadas de asumir las atribuciones que antes tenían las Asociaciones Civiles. No se prevé sin embargo participación de las organizaciones de trabajadores y empleadores en las dependencias de las Gerencias Generales y Regionales del INCE, como si se establecía en le derogado reglamento. Estas Gerencias actúan bajo estricta coordinación del INCE Nacional, pues serán las encargadas de cumplir las funciones que la Ley le asigna al INCE, y como indica el artículo 27 del nuevo Rgl.INCE serán unidades dependientes funcional, operativa, administrativa y presupuestariamente del INCE y deberán actuar bajo los lineamientos, directrices y supervisión de la máxima autoridad (Presidente del Comité Ejecutivo que es quien preside el Consejo Nacional Administrativo del INCE)
Esta modificación de la estructura en el año 1992 fue una de las que más afectó a la clase trabajadora, sobre todo a los empleados. En este sentido, se presumía que se perdía la continuidad administrativa, los empleados se regían por la LOT y no por La Ley del estatuto de la Función Pública.  Esto provocó luchas por parte de los trabajadores en los tribunales que al final ganarían, pero con un desgaste para el trabajador y el Ince; evidencia de ello son las distintas sentencias tribunalicias a favor de los trabajadores por esa causa y que se pueden encontrar fácilmente en Internet: ejemplo de una de ellas es:  Al respecto [ese] Tribunal observa que, en efecto, el Instituto Nacional de Cooperación Educativa, se crea con carácter de Instituto Autónomo, con patrimonio propio, y posteriormente mediante el proceso de descentralización del Instituto Nacional de Cooperación Educativa (INCE) Rector, a través del Decreto Ejecutivo 389 de fecha 10 de agosto de 1989, publicada en Gaceta Oficial No. 31.309 se crean las Asociaciones Civiles para que tengan por objeto el cumplimiento de las atribuciones asignadas por la Ley del INCE, es decir, que estas Asociaciones Civiles se someten a las políticas y lineamientos emanados del Consejo Nacional Administrativo del INCE. Los recursos o fondos requeridos para su funcionamiento provienen de dicho Instituto, los bienes muebles e inmuebles que las Asociaciones Civiles destinan a la consecución de sus objetivos les han sido otorgados en comodato por el INCE; desarrollando este Instituto una función fiscalizadora de la gestión desempeñada por las Asociaciones Civiles; el nombramiento y remoción de personas al servicio de las Asociaciones Civiles deben ser sometidos a la aprobación del INCE. Por tanto, tomando en consideración el principio de primacía de la realidad consagrado en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, deberá reconocerse en el caso de autos la conservación de la relación jurídica de empleo Público entre el demandante con el INCE aun afectado por el proceso de su descentralización, con las alteraciones derivadas del carácter ostentado por el nuevo patrono, vale decir, por las Asociaciones Civiles. (Tomado de: http://www.tsj.gov.ve/tsj_regiones/decisiones/2012/abril/1478-24-AP42-N-2010-000334-2012-0716.html )
Sin embargo, el Reglamento del 2003 al regresarnos a un Ince centralizado y funcionando con dependencias nos restituyó los beneficios propios de estar protegidos por La Ley del Estatuto de la Función Pública.  En esa década de cambios se abrió una brecha significativa en los salarios de los trabajadores de las asociaciones civiles en comparación con los que pertenecían a la Sede en Caracas; esta con el tiempo se ha ido equiparando hacia abajo por la situación de país de los últimos 10 años.
v  El inces como organización vertical a organización horizontal
La providencia publicada en la gaceta número 39.127, de fecha jueves 26 de febrero de 2009 Nombra la nueva Comisión de Reestructuración Institucional coordinada por la Dirección Ejecutiva del Instituto Nacional de Capacitación y Educación Socialista (Inces.   Aunque a la fecha (finales de 2014) no se ha evidenciado lo que pudiera estar haciendo esta comisión, en el año 2013 e inicios del 2014 se trabajó mucho el concepto de la horizontalidad en evaluación de situaciones y la toma de decisiones.  Esto se intentó aplicar, sobre todo, en la división de formación profesional y todas sus dependencias.  En ella se procuró que los trabajadores hicieran todo en colectivo y no desde la perspectiva de las funciones que establecía su cargo.  El intento falló en su implementación cuando la toma de decisiones era claramente ejercida por alguien de arriba.
Ø  El Inces y las organizaciones sindicales
v  La sindicalización divisionista a la sindicalización unitaria
El Ince contaba con dos sindicatos que sin intentar censurar uno atendía a la población de empleados -Sindicato Unitario Nacional de Empleados Públicos del Ince (SUNEPINCE)- y otro a los obreros -FEDERACIÓN SINDICAL NACIONAL DE TRABAJADORES DEL INCE (FETRAINCE)-. Estos sindicatos de sus trincheras defendieron a la clase trabajadora y lograron convenciones colectivas meritorias.  Algunas de las que tiene nuestra convención colectiva actual se conservan intacta y otras han sido significativamente mejoradas.  Ellos fueron los que abrieron los caminos hacia nuestra convención colectiva.
En el 2006, nace Sintrainces una organización que agrupó a todos bajo el nombre de trabajadores eliminando las diferenciaciones y generando una base de trabajadores unidos bajo una convención, un slogan, una misma lucha.  Esta organización en casi una década ha desarrollado luchas desde el punto de vista económico, hacia mejoras sociales para los trabajadores y relacionados con el objetivo y misión del INCES.
v  La sindicalización patronal y no patronal
En nuestro país y, bien conocido, que las corrientes sindicales han sido producto del momento político que se viva.  El nuevo modelo de gobierno ha pretendido crear organizaciones sindicales en la que haya una clara definición de apoyo al proceso que se gestiona en los actuales momentos.  El Ince no escapa a esa realidad y se tiene un sindicato llamado SINCONTRAS-INCES que, desde el punto de vista de quien escribe, ha servido para diluir las luchas que verdaderamente atañen a los trabajadores.  Este sindicato patronal en gran medida se ha convertido en un brazo activo de las acciones emprendidas por la dirección del INCES.  Aunque la directiva de este sindicato no ha sido elegida por la base de los trabajadores son reconocidos por las autoridades del Inces.
Ø  El Ince(s) visto desde la perspectiva de los cambios del enfoque formativo:  Conductista, Constructivista, Pedagogía crítica
Visto en el orden cronológico el Inces ha pasado por modelos formativos que no pudieran llamarse puros, pero que la mayor preponderancia la ha tenido dicha visión.
v  Conductismo
Este modelo formativo es la visión de los oficios para la industria, el comercio, la agricultura en la que se enseñaba al participante un proceso, una técnica y este tenía que repetirla hasta que estuviera en proceso de perfeccionamiento.  El Inces usó esta modalidad hasta el año 2006.
v  Contructivismo
En este modelo se habla del intercambio de saberes y de los aprendizajes significativos en el que la socialización posterior al intercambio deja como resultado un aprendizaje significativo.  Aquí el conductismo en el que el instructor explica, dirige el alumno atiende y repite el procedimiento hasta perfeccionarlo pasa a un segundo plano.
v  Pedagogía crítica
Este modelo, aplicado en el Inces, va a la comunidad y la estudia para detectar sus necesidades en conjunto con la comunidad y diseña el currículo desde la perspectiva de que todos tienen conocimiento o saberes.
El Inces durante las primeras cuatro décadas de fundado formó, capacitó a la clase trabajadora en función de cursos, bien sea de pocas horas o de muchas; de un mes hasta de un año.  Con el inico del contructivismo se crearon las salidas ocupacionales donde se pretendía formar una persona con habilidades más comprensivas, integrales en función de que los hombres y mujeres que se formen en el Inces estén en libertad de decidir si desarrollarán las capacidades adquiridas a través de proyectos productivos particulares, cooperativas, empresas del Estado o iniciativas privadas.  Este modelo implicaba el apoyo del Estado con las instituciones crediticias, lo cual se dio inicialmente, pero no fue sostenido y tendió al fracaso, pero no por el modelo formativo.  En el 2013, las autoridades eliminaron abruptamente los cursos de formación profesional cerrándole la puerta de la superación a los obreros venezolanos y a la juventud desocupada, dejándolos a merced de la explotación patronal y el desempleo, afectando de manera dramática la economía, la producción, el proceso social de trabajo y la educación de jóvenes y adultos. El nuevo modelo Inces por proyectos no ofrece resultados ni en lo cualitativo ni en lo cuantitativo, hace 10 años el Inces egresaba 500.000 participantes, según la contraloría sindical en 2013 apenas egresaron 30.000, menos del 10% de hace una década.
Los cursos, las salidas ocupacionales, los proyectos en esencia no están en pugna uno con otro.  Ellos pueden coexistir en el Inces y en tanto que funcionen pudieran servir de apoyo al Estado para el desarrollo de la patria, la nación, el hombre, la mujer, la juventud.  El problema es el modelo Inces, desde la eliminación del Consejo Nacional Administrativo, la imposición a dedo de la gerencia, la decadencia del modelo meritocrático hasta pretender dedicarse a un sector de la población.
Hoy estamos en lucha, Sintrainces se convierte en un bastión de la clase trabajadora venezolana al luchar por las mejoras de los que trabajan en la universidad del pueblo y porque se atienda a toda la poblac´n en situación de necesidad formativa dentro del país; la patria bonita que todos queremos.
Sintrainces promulga:  Derecho que no se defiende, derecho que se pierde

miércoles, 28 de noviembre de 2012

Trabajadores del Inces protestaron en 18 estados del país

Trabajadores del INCES, acompañados por Dirigentes del Sindicato Nacional de Trabajadores del INCES “SINTRAINCES”, protestaron a las puertas de los Centros de Trabajo en horas de la mañana y el mediodía en Dieciocho (18) Estados del país, debido a los incumplimientos laborales y las políticas antiobreristas de la actual gestión de la Ministra de Comunas y Presidenta del INCES, Isis Ochoa y del Director Ejecutivo del INCES, Franklin Matute, y por la falta de respuesta delMinisterio del Poder Popular para el Trabajo sobre el cambio del Pliego Conciliatorio a Pliego Conflictivo solicitado hace un mes. Las protestas de ayer se suman tanto a las manifestaciones que se han llevado a cabo desde el mes de Septiembre como a la protesta del día 19 de Octubre, en la cual Dirigentes de “SINTRAINCES” se encadenaron durante seis (6) horas, desde las 6:00am, en las Puertas del INCES Sede ubicado en la Av. Nueva Granada como consecuencia del reiterado alegato de las Autoridades del INCES de no tener recursos para el pago de beneficios laborales, cuando paradójicamente, los últimos años han sido los de mayor recaudación por concepto de solvencia empresarial en la historia del INCES, con cifras anuales que rondan los Mil Quinientos Millones de Bolívares Fuertes, según se evidencia de la propia “Memoria y Cuenta” del Instituto.

 El Sindicato solicitaba la presencia de la Presidenta o del Director Ejecutivo pero ninguno dio la cara. Quienes si se presentaron al sitio fue un comando antimotín de Treinta (30) efectivos de la Policía Nacional Bolivariana y Quince (15) del DIBISE. Trabajadores de varios Estados denunciaron que las Autoridades del Instituto utilizaron la intimidación para intentar impedir las Protestas, promoviendo grupos de choque del Frente Francisco de Miranda y amenazando con sancionar a quienes participaran en las actividades del Sindicato. Dentro de las denuncias de los Trabajadores se encuentran las siguientes: Discusión de la Convención Colectiva vencida desde el año 2009; Bono Anual Años 2009 y 2010; Fraude en la Oferta de Jubilaciones Especiales; Homologación Salarial del Personal Contratado, Facilitadores y Jubilados; Fomento del Paralelismo Sindical y Prácticas Antisindicales; Deterioro de la Infraestructura, Instalaciones Físicas, Maquinaria, Equipos y Hacinamiento; Eliminación del Estacionamiento para Trabajadores (Ahora únicamente para los Jefes); Acoso Laboral, Despidos, Traslados, Desmejoras y finalmente la crisis de la Formación Profesional impartida en el INCES, con un decaimiento en la calidad y cantidad de los Cursos, y su impacto en el país. “SINTRAINCES” anuncia radicalización de sus protestas a escala nacional hasta tanto el INCES cumpla con la deuda social que tiene con sus trabajadores.